Alexcuellar's Blog

5 junio 2013

LLEGAR O NO LLEGAR

Filed under: Uncategorized — Alejandro Cuellar @ 10:31
Tags: , , , , , , , , ,

LLEGAR O NO LLEGAR

“Cuidado con lo que deseas, porque puede hacerse realidad”

Es curioso como determinadas personas tratan de llegar a lo más alto y cuando llegan lo Imagenpierden todo y otras luchan por estar arriba toda su vida para al final no llegar a cumplir sus deseos.

Oscar  Wilde decía:
“Hay dos tragedias en esta vida: una es no alcanzar lo que deseas, la otra es alcanzarlo”

Vamos primero a intentar averiguar juntos la primera tragedia, “no alcanzar lo que deseas”.
Deberíamos preguntar primero si es un deseo o simplemente una idea de algo que te gustaría tener. La respuesta a esta sencilla pero potente pregunta nos da una idea de las estrategias a seguir.

Pongamos que es una idea de algo que quieres conseguir, simplemente eso, una idea; No hay mucha estrategia en un principio para desarrollar ya que no hay un motivo, un deseo, que te haga vibrar y ponerte en acción. Solo una idea.

Seguramente estarás pensando que todo empieza por una idea y tienes razón, aunque por si sola no es válida.
Una idea es algo que se mantiene en la mente, en tu cabeza y que no implica un movimiento hacia su realización. Puedes encontrar muchos ejemplos de este concepto en tu vida o en la de alguna persona conocida.

Tener una idea es un punto de enfoque, tenue, que no implica acción ni compromiso. En mi experiencia, muchos de mis clientes y alumnos en Mens Venilia tienen una idea de lo que quieren pero no saben como empezar y tampoco si es lo suficientemente motivante como para llevarla a cabo y es ahí, donde empieza el deseo.

El deseo es una sensación única que te impulsa hacia lo que quieres, solamente basta con que recuerdes las veces que el deseo te ha llevado a realizar algo que te habías prohibido hacer o comer.

El deseo tiene una fuerza increíble que moviliza cada una de tus células hacia un determinado objetivo y te lleva a crear estrategias para conseguirlo. Incluso a veces esas estrategias pueden parecer ridículas e incluso un poco locas pero lo consigues, ¿recuerdas algunas de estas ocasiones?

Pasemos ahora a la segunda tragedia, alcanzar lo que deseas”.

En este punto es muy importante entender si estás completamente en línea con el objetivo y si está dentro de tus valores. He hablado otras veces del decálogo del objetivo y no hace falta que me repita en este tema, aunque es importante que te recuerde que lo que deseas debe ser personal, para tu propia satisfacción y evolución de lo contrario una vez que lo consigas, lo perderás.

Imagínate que quieres conseguir un objetivo, cualquiera, para satisfacer o por complacer a otra persona, el deseo te llevará a conseguirlo y una vez lo hayas hecho, el deseo habrá desaparecido y no podrás mantenerlo.

“Lo difícil no es llegar, lo verdaderamente difícil es mantenerse”

Otra de las causas de la segunda tragedia es la Ley del Máximo, como lo aprendieron muy bien Dick y Maurice los hermanos McDonald.

Ellos consiguieron abrir su tienda de hamburguesas y tuvieron éxito hasta que quisieron expandirse, y lo hicieron hasta su máximo potencial y fue ahí donde empezaron a tener pérdidas. Su máximo es la prueba de una expresión bien conocida en el mundo empresarial:

“Una cadena es tan fuerte como su eslabón más débil”

Ellos no estaban preparados o su nivel más alto de excelencia, Ley del Máximo, no era tan fuerte como para expandirse internacionalmente. McDonald se hubiera quedado ahí si no hubiera aparecido Roy Kroc cuya Ley del Máximo todos conocemos porque él ha llevado a McDonald donde está, pero esto es otra historia.

Ahora la pregunta es: ¿Quieres llegar?

Un saludo

Anuncios

4 enero 2012

¿LIMITADO O ILIMITADO?

¿Limitado o Ilimitado? solo una letra diferente pero lo cambia todo.

Es la diferencia que crea la diferencia.

Hay personas para las que el mundo es limitado: se levanta, se duchan, desayunan, van al trabajo, repiten los mismos movimientos, vuelven a casa, cenan y duermen.

Si por supuesto que hay más cosas, pero dime una cosa, ¿cuántas más? para un mundo limitado.

Fíjate en la crisis actual, ¿no oyes todo los días lo mismo?, las mismas quejas, ¿no salen de las mismas bocas?.

¿Qué hacen estas personas?, al menos las que yo conozco por mi profesión, esperan a que alguien les resuelva su problema.

Esperan a que papa estado les de un trabajo, esperan a que alguien les haga feliz.

Toda su vida ha sido una espera. Estudiaron esperando a entrar en la universidad; una vez dentro esperaron a terminar la carrera para encontrar un trabajo “estable”; mientras han estado trabajando, esperaron a encontrar una pareja “ideal”. Esperaron a tener hijos y a educarlos en el mismo sistema.

Ahora esperan que la crisis no les afecte, esperan no perder el trabajo y si lo han perdido esperan encontrar otro. Mientras esperan a que no se les acabe el paro.

¿No te parece limitado?

Y las personas que no esperan? que han roto los moldes de lo que se debe hacer y no se debe hacer? aquellas que copgieron la sarten por el mango y crearon una nueva idea, una nueva forma, se han hecho a si mismos y se han hecho diferentes.

No esperan a que les hechen del trabajo porque se han vuelto imprescindibles para la empresa; o han creado su propia empresa, desarrollando nuevas estrategias, nuevos negocios, nuevas ventas por donde pasa un aire fresco, vivo, rabiosamente vivo.

Han decidido moverse hacia adelante, seguramente han tenido momentos de bajada, de miedo, de incertidumbre, pero lo han superado, se han puesto las pilas y han creado la acción.

Su mundo es ILIMITADO, han cambiado las fronteras de su propia percepción, vislumbran nuevos horizontes y se han puesto en marcha.

Se han convertido en artistas, en genios, en gurus, aunque solo sea para ellos mismos, pero lo han hecho, y los tenemos ahí, dándonos ejemplo.

Podemos, debemos, seguir su camino. No imitarlos, no, simplemente aprender como lo han hecho y crear nuestra propia estrategia y llegar a convertirnos cada uno de nosotros en “el dueño de mi destino, el capitan de mi alma”.

Como dice Anthoni Robbins “Cuando vea a alguien que triunfa y que tiene éxito, no lo critiques, aprende de él como lo ha hecho”

Te invito a decidir por ti entre ¿limitado o Ilimitado?

Un saludo

9 agosto 2010

¿ESTAS HACIENDO LO QUE TIENES QUE HACER AHORA?

Hola, quiero explicarte tres casos que me han ocurrido durante esta semana.

Una mujer me comenta, durante la consulta, que ya no puede más, que no sabe que hacer, tiene la sensación de que está perdida en un mar de dudas. Después de hablar con ella me dice que está en el paro desde hace 3 meses y que está esperando a que le salga trabajo y a que las cosas cambien. Le pregunto porque espera y su respuesta es otra pregunta ¿Y qué puedo hacer?. El caso es que esta mujer hace 2 años ya sabía que la empresa iba mal y terminarían despidiendo a todos los trabajadores incluido ella. Durante estos dos años lo único que hizo fue esperar a que algo pasara o alguien le ofreciera trabajo. Ahora sigue esperando a que la situación cambie.

Siguiente caso, hace unos días vino a mi consulta un empresario que se quejaba de la situación actual, de la crisis, de que el gobierno no hace nada, de que la gente ya no compra, etc, etc, mi pregunta fue: ¿Y tu que haces?, otra vez la respuesta fue muy parecida: yo no puedo hacer nada, solo me queda esperar a que todo pase.

El tercer caso es el siguiente: estoy en una tienda con la idea de comprar unas cosas que necesitaba para mi trabajo. Una dependienta está atareada con unas cajas y otra esta parada mirando hacia la calle, me acerco a ella y le pregunto si tienen lo que necesito, ella me mira y me dice que esa parte lo lleva la otra chica, que le pregunte a ella.

Estas tres personas no estaban haciendo lo que tienen que hacer. Dos esperan a que las cosas ocurran y la tercera parece que la tienda no va con ella.

Esto me recuerda la historia de Taisen Deshimaru un monje japonés que introdujo el Zen en Europa.

Taisen Deshimaru viajó por toda China para encontrar un maestro Zen que le enseñara y le llevara a encontrar la iluminación. Después de muchos años estudiando en monasterios y sin llegar a encontrar lo que buscaba, Taisen Deshimaru decidió volver a Japón.

Durante su regreso se encontró con un monje muy anciano que trabajaba secando setas bajo un sol abrasador, Taisen Deshimaru le preguntó porque no dejaba ese trabajo para los monjes jóvenes.

El anciano le contestó: Yo lo tengo que hacer.

Taisen Deshimaru le dijo que era muy anciano para trabajar bajo ese sol y que si no quería que lo hicieran los más jóvenes que esperara a que el sol no fuera tan fuerte.

El anciano lo miró y le dijo: “Yo no soy los demás, y no puedo esperar a que otros hagan mi trabajo y tampoco puedo esperar a mañana para hacerlo; mañana tal vez el sol no sea tan fuerte para secar las setas y hoy, ahora, es el momento”

Taisen Deshimaru se quedo parado y de pronto entendió más allá de las palabras, aquel anciano monje le enseñó lo que tanto había estado buscando.

Así que yo siempre me pregunto:

“Estoy haciendo lo que tengo que hacer”

Un saludo

http://www.Alejandrocuellar.com

http://www.Mensvenilia.com

Blog de WordPress.com.